¿Cómo hacer desodorante casero natural? - soluciones

¿Cómo hacer desodorante casero natural?

Las aplicaciones del bicarbonato de sodio en el cuidado personal son infinitas. Para aquellas personas que buscan alternativas naturales a productos de higiene y belleza con alto contenido en químicos, el bicarbonato de sodio se vuelve un aliado perfecto en el mantenimiento natural de la piel, y más concretamente para preparar desodorante casero natural.

Protección contra el mal olor, eliminación de bacterias, poros desobstruidos… ¡Todo son ventajas! En este post vamos a ofrecerte dos recetas con las que confeccionar desodorante natural con bicarbonato de sodio.

Tanto si eres un habitual de la cosmética natural como si te estás aficionando a ella, este paso a paso te va a resultar verdaderamente útil para ampliar tu lista de productos naturales elaborados en casa. ¡No dejes de leer!

Propiedades del bicarbonato de sodio como desodorante natural

Como ya adelantábamos, los beneficios del bicarbonato de sodio para el cuidado de la piel son múltiples. Dadas sus propiedades exfoliantes y reguladoras de sebo, permite llevar a cabo una limpieza en profundidad, aclarando manchas cutáneas y secando pequeños granitos.

El bicarbonato de sodio combate directamente las bacterias que causan mal olor en las axilas, eliminando al mismo tiempo las toxinas presentes en la zona. Además, al no actuar como antitranspirante, los poros no quedan obstruidos. En definitiva, ¡el ingrediente clave para hacer desodorante casero!

Desodorante casero a base de aceite de coco, bicarbonato y maicena

El empleo del aceite de coco en la elaboración de un desodorante casero a base de bicarbonato de sodio te proporcionará protección contra microbios propios de la piel, además de propiedades regeneradoras.

Necesitarás:

½ taza de Bicarbonato de Sodio NortemBio.

½ taza de maicena.

4 cucharadas de aceite de coco orgánico.

1 cucharadita de aceite esencial de árbol de té.

¡Opcional! Una cucharadita de algún aceite esencial para proporcionar aroma. Por ejemplo, lavanda.

Elaboración:

1.- Mezcla en un recipiente el bicarbonato de sodio con la maicena.

2.- Calienta el aceite de coco para que se derrita. Después, y con cuidado, agrégalo a la anterior mezcla.

3.- Añade las cucharaditas de aceite de árbol de té y de aceite esencial (si has optado por emplear alguno).

4.- Remueve muy bien y coloca la mezcla en un tarro de vidrio con tapa.

5.- Deja reposar el compuesto en un lugar fresco y seco. Una vez frío, ya podrás utilizar tu desodorante casero.

SI TE GUSTO COMPARTE
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *