La dexametasona, un medicamento antiinflamatorio que se conoce desde la década de 1960, se convirtió esta semana en el primero en ser aprobado por autoridades médicas para tratar